Orígenes


 

¿Qué es Danza Oriental?

 

La danza oriental, o la “Danza del vientre”, como también la llamamos, se deriva de las danzas tradicionales de las mujeres del Oriente Medio y del norte de África.

Allí las mujeres siempre han usado el vientre en sus bailes en fiestas, en reuniones familiares y durante rituales especiales. En algún momento el baile social de la mujer posiblemente se desarrolló en la danza del vientre como entretenimiento y espectáculo. (“Dans Oryantal” en turco y “Raqs Sharqi” en árabe). Aunque la historia de la danza del vientre es turbia antes del final del siglo 19, muchos expertos creen que sus raíces se pueden encontrar en las danzas rituales de los templos de la India. Hay datos de que los reyes persas antes de convertirse al Islam, trajeron a  sus palacios miles de bailarines y bailarinas de India.

La idea de que la danza del vientre estuviese pensada para entretener a hombres es probablemente falsa, porque la segregación de los sexos era, y sigue siendo común en este parte del mundo, y normalmente no se permitió a los hombres de estar presentes.

El hecho de que la danza de vientre se desarrolló de danzas sociales de mujeres, ayuda a explicar su popularidad duradera. La danza del vientre ofrece a las mujeres reunirse con amigas y compartir la alegría del ritmo, del baile y de la música, crear autoconfianza a través de la expresión artística en un modo que abarca todos los tipos de cuerpos. 

La danza del vientre es natural para las estructuras musculares y óseas de la mujer. Los movimientos se centran más bien en el torso que en las piernas y los pies, como normalmente en danza occidental. En la danza oriental la mujer aísla a partes de su cuerpo, para mover cada uno independientemente de los otros en una interpretación totalmente femenina de la música. La música parece emanar de su cuerpo cuando ella acentúa a veces el ritmo y otras veces la melodía de la canción. La Danza Oriental se realiza a menudo descalzo. Hoy a muchos les gusta pensar  en un significado ancestral de la conexión física e íntima entre la bailarina, la música, y la Madre Tierra, aunque históricamente, la mayoría de las bailarinas eran descalzas porque no podian permitirse zapatos.

En el occidente se conoció la danza del vientre por primera vez por una bailarina conocida como “Egiptina” (Little Egypt) durante la exposición mundial de Chicago en 1893. Los americanos se fascinaron (¡y se escandalizaron!) por la libertad de la danza, de los ritmos y de la música, y así comenzó una época de fascinación general con el “Oriente exótico.” Hollywood pronto se enamoró de las bailarinas,  crearon trajes encantadores y vaporosos basados tanto en las fantasías de Leon Bakst como en la ropa del Oriente Medio. Las bailarinas en el Oriente Medio, que desarrollaban la danza de vientre en sus tierras nativas, a su vez, adoptaron estas interpretaciones coloridas.

Los velos son una parte popular de la actuación en la danza de vientre, al igual que los timbales del dedo, los crótalos - conocidos como los “zills” en turco y el “sagat” en árabe. Muchas bailarinas son también expertos en bailar balanceando espadas, bandejas grandes de cobre o hasta candelabros completos con velas llameantes (también conocidas como “shamandan”).

La danza del vientre, danza oriental, - continúa aumentar en popularidad. Espectáculos, conciertos, festivales y talleres de danza del vientre se realizan en todo el mundo, atrayendo grandes públicos tanto de mujeres como  de hombres. Muchas artistas de la danza viajan ahora al Oriente Medio y a África del norte para estudiar el arte donde se originó.